La lista

Los años pasan y no vuelven, vivimos, experimentamos, soñamos, imaginamos… en muchas ocasiones nos ponemos metas por cumplir, cosas que hacer a corto y largo plazo, y con el paso del tiempo no cumplimos ni la mitad de ellas o bien porque nuestras expectativas cambian o somos nosotros mismos los que cambiamos.
Desde que tenemos uso de razón vamos teniendo prioridades que también van cambiando a lo largo de los años, lo que a una edad tiene una gran importancia, a otra…no tiene ni la más mínima, pero siempre existen esos “y si” que al final se quedan en un enorme interrogante olvidado en el tiempo.
Claro esta que no podemos cumplir todo aquello que nos proponemos pero si que deberíamos hacer por cumplir lo importante, y con lo importante me refiero a lo que realmente nos hace sentir realizados.
Si nosotros mismos no apostamos por aquello que nos gustaría hacer o conocer nadie lo va a hacer. ¿Cuántas veces hemos mirado atrás repasando las fotografías de nuestra vida y nos han quedado muchas, y digo muchas, cosas por tachar? Y con tachar me refiero de una lista, sí, una lista de cosas que hacer, yo por ejemplo tengo la mía y se titula “Cosas que hacer antes de los 40”. En ella escribo toda clase de cosas que me gustaría cumplir antes de esa edad y sobretodo, cumplirlas, para cuando vea mi línea del tiempo no me arrepienta de haber dejado cosas por hacer.
He ido tachando algunas de ellas y me quedan muchas todavía por tachar, al igual que voy añadiendo otras, pero creo que todos deberíamos tener una, y con esto no digo que haya que obsesionarse y remitirse a una lista, pero si es bueno apuntar aquellas cosas que nos encantarían hacer y que nunca hemos hecho, para que cuando estemos perdidos en este inmenso mar de posibilidades la leamos y recordemos quiénes somos y que es lo que queremos.

Una lista dice mucho de una persona, es como aquellas cosas que te gustaría decir antes de morir, sabes que no tienes nada que perder, que te queda poco tiempo y que tienes que ser rápido, y es ahí donde sale tu verdadero “yo”, ese “yo” que no tiene miedo a nada, que se arriesga, que apuesta y que exprime el tiempo, una lista se basa en eso, en escribir todo aquello que te gustaría hacer o tener antes del límite que cada uno quiera ponerse, ideas locas, disparatadas, cosas que nunca harías si no fuera porque sabes que no vas a tener más oportunidad de hacerla. Entonces, ¿porqué esperar a hacerlas cuando vayamos a contra reloj si podemos empezar a hacerlas aquí y ahora? Que quién dice aquí dice allí o allá…todo depende de lo que cada uno escriba en ella.

Estamos tan distraídos con nuestras obligaciones, nuestra rutina, nuestros deberes…que dejamos apartado a un lado lo más importante, y son aquellas cosas que realmente queremos hacer por nosotros mismos, esas cosas que sólo nosotros haríamos, esas cosas que forman nuestro ADN único e intransferible…ese “yo” interior al que le ponemos la mano en la boca para que no grite desesperádamente por salir en busca de esa bocanada de aire fresco.

Sal ahí fuera y haz todo aquello que siempre has querido hacer y no hiciste, dale a la vida ese poco de sal y pimienta que hace falta para darle un bocado, despierta ese “yo” atontado para de un salto y roce las nubes, y sobretodo…ves cumpliendo lo escrito para sentir la adrenalina de tachar un punto e ir a por el siguiente.

Anuncios
Esta entrada se publicó el 29 de marzo de 2013 en 18:59 y se archivó dentro de Uncategorized. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: