Lo que no mata hace más fuerte

Un día te despiertas y te preguntas si realmente tienes la vida que quieres, y va y la respuesta es un NO rotundo y sonado, es ahí cuando decides empaquetar y dar un nuevo rumbo a tu vida.

Todo es diferente y cada día te pasa algo nuevo, parece fácil… tan fácil como cruzar la puerta de casa, pero lo cierto es que no lo es a no ser que estés totalmente mentalizado a renunciar todo aquello que dejas atrás.

Dejas toda una vida para empezar otra, dejas atrás tu ciudad, tu clima, tu comida, tu familia, tus amigos, tu hogar…dejas atrás todo aquello que has estado construyendo durante tantos años sabiendo que vayas a dónde vayas no lo encontrarás.

Claro está que la vida que empiezas estará llena de cosas y personas nuevas que harán de tu casa un hogar, pero miras hacia atrás y ninguna de esas nuevas cosas suple las anteriores, simplemente las releva. Y es cuando ves lo que dejaste, es cuando realizas que aún que estés rodeada de gente, estas sola, sola en un país que no es el tuyo y ante todo lo que venga con el.

También es cierto que cuando vives fuera te das cuenta de infinidad de cosas que no verías si estuvieses allí… Echas de menos el jamón como nunca hubieras imaginado, cierras los ojos para imaginar la brisa del Mediterráneo, mi querido Bonka… no sabía lo imprescindible que eras en mi vida.

Es curioso como la gente piensa que cuando te van las cosas bien es porque la cosa es fácil ahí fuera, y de eso nada, lo cierto es que no lo es. Que las cosas vayan bien o no es cuestión de actitud y de plantarle un par de narices a tu futuro. No os imagináis a veces el sentimiento de impotencia sobretodo cuando necesitas desesperadamente un abrazo de tu madre y no lo puedes tener, imaginar un beso de tu padre hasta que puedas dárselo en meses, o las historietas de tu hermana que sólo puedes oír por teléfono, incluso esas cenas con amigos que sólo puedes ver en fotos…

El calor de los tuyos no se puede comparar con nada por mucho que elijas tu familia, aquí tus problemas son sólo tuyos, las preocupaciones las asimilas como puedes y las lágrimas de morriña se acaban secando solas.

Porque nunca es fácil cuando dejas atrás todo lo que eres por mucho que puedas empezar de nuevo, porque ese amor no muere vayas dónde vayas… sino que te sigue y lo hace hasta el final.

Pd: este post va para todos aquellos que han estado, están y estarán… Sobretodo a mi familia, lo que más me falta aquí.

Anuncios
Esta entrada se publicó el 16 de diciembre de 2013 en 9:56 y se archivó dentro de Uncategorized. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

12 pensamientos en “Lo que no mata hace más fuerte

  1. Quizá los que salís fuera queréis de una forma diferente a los que nunca lo han hecho… y por diferente me refiero a intenso. ¡Goza de ese privilegio, pero vuelve siempre que puedas! MUAS!

  2. Nizeta Niprincesa en dijo:

    ¡¡Maca muy bonito!! 🙂 me ha saltado la lagrimilla ais me siento muy identificada y eso que todavía no me he ido! Espero que te esté yendo genial. Un besote!!

Responder a keepingexperiences Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: